Del 28 de Noviembre al 2 de Diciembre: Campaña de vigilancia y control del Transporte escolar

Campaña vigilancia y control del transporte escolar

 

Durante el curso, casi medio millón de alumnos utilizan a diario un autobús escolar.  Según el Observatorio del Transporte de Pasajeros por Carretera, estos autobuses desplazan más de 280 millones de pasajeros al año. Aun así, las tasas de accidentalidad son mínimas. En los años 2014 y 2015 no se ha producido ninguna víctima mortal en usuarios de este tipo de vehículos, concretamente, en el año 2015,  se produjeron tres heridos leves.

La seguridad es la máxima prioridady las cifras de siniestralidad anuales reflejan que este es un sector seguro.

El 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, o justo en los instantes inmediatos, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar, o de los padres.

El transporte escolar está sometido a una serie de normas de cuyo cumplimiento depende en muchos casos la seguridad de sus hijos. Exigirlas, a través de los centros educativos o las asociaciones de padres que se encargan de contratar las rutas, es su derecho.

Cerca de 17.000 autobuses (alrededor de un 40% de toda la flota privada) realizan servicios de transporte escolar

Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados los sistemas de retención.

Durante el desarrollo de la campaña, que se llevará a cabo entre los días 24 y 30 de noviembre, los agentes intensificarán las inspecciones sobre los vehículos destinados al transporte escolar, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio. Asimismo, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

La velocidad inadecuada y las distracciones son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos.

Está comprobado que a 50 km/h, que es la velocidad máxima permitida en vías urbanas, las posibilidades de que un niño sobreviva sin ninguna medida de seguridad es prácticamente nula, ni siquiera a poca velocidad se garantiza su supervivencia.

A partir de  2013, todos los camiones y autobuses nuevos de la UE deben contar con un sistema de frenado de emergencia que se active automáticamente  cuando detecta la posibilidad de una colisión.

La Unión Europea emitió una Directiva Comunitaria, que España ha transpuesto a su ordenamiento jurídico, que establece que desde octubre de 2007 se denegará la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados los sistemas de retención.

El interés de la DGT porque los menores vayan correctamente sentados y abrochados con el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención infantil adecuado a su peso, talla y edad es tal que uno de los indicadores de seguimiento de las líneas básicas de la Estrategia de Seguridad vial 2011-2020, aprobada en febrero de 2011 por el Consejo de Ministros, es que no haya ningún menor fallecido sin sistema de retención infantil.

Un menor sin ningún tipo de retención  multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales. Nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales, podrían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivo.

 

Aspectos a controlar en las inspecciones que se realizan al Transporte Escolar:

·      Control administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos.

·      Verificación de las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo de acuerdo con lo que exige la normativa.

·      Control de los requisitos especiales que debe cumplir el conductor, como permiso de conducción o cumplimiento de los tiempos de conducción y descanso.

 

Claves para ir seguro andando, en coche o en autobús escolar

Si se va andando al colegio: 

·      Deben mirar a ambos lados antes de cruzar, siempre por semáforos o pasos para peatones.

·      Caminarán por el interior de la acera, lejos del bordillo.

·      No cruzarán las calles o plazas en diagonal o zig-zag.

·      Tendrán cuidado con los coches que entran y salen de los garajes.

·      En carretera, deben ir por la izquierda; y de noche, llevar prendas reflectantes.

 

En el entorno del autobús:

·      No pararse nunca detrás del autobús porque no le ven.

·      Esperar la señal del conductor y cruzar siempre al menos tres metros  por delante.

·      Dentro del autobús, mantenerse sentado y con el cinturón puesto.

·      No correr al llegar, ni al salir.

·      Obedecer al conductor y al monitor.

 

Recomendaciones

 A las Empresas del sector:

·      Deben recordar a los pasajerosla importancia de utilizar el cinturón cuando esté disponible.

·      Desarrollar un protocolo de seguridad, que informe a los pasajeros como comportarse en caso de accidente.

·      Proyección antes o durante el trayectode consejos de seguridad en formato audiovisual.

 

A los usuarios:

·      Siempre que sea posible deben escoger autocares que incorporen cinturones de seguridad.

·      Evitar ponerse de pie durante un desplazamiento

 

A los padres:

·      Las asociaciones de padresdeben comprobar la seguridad de los autocares de transporte escolar.

·      Solicitar al centrola contratación de autocares con cinturones.

·      Comprobar que un monitoracompaña a los niños/as durante el trayecto

 

 

 

>