Campaña de vigilancia y control de alcoholemia y drogas

Desde hoy 12 y hasta el domingo 18 de Diciembre tendrá lugar la Campaña de vigilancia y control de alcoholemia y drogas

Según datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 g / l de alcohol en la sangre o más.

A medida que la concentración de alcohol en la sangre (BAC) aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa. El aumento de la tasa de incidencia de accidentes que se deriva de un aumento de la tasa de alcoholemia es progresivo. En comparación con un conductor sobrio, la tasa de incidencia de accidente de un conductor con una tasa de alcoholemia de 0,8 g / l (siendo este el límite legal en 3 de los 25 estados miembros de la UE, en España es 0,3 g /l), es 2,7 veces mayor que la de un conductor sobrio. Cuando un conductor tiene una tasa de alcoholemia de 1,5 g / l su tasa de incidencia de accidente se estima que es 22 veces mayor que la de un conductor sobrio.

No sólo la tasa incidencia de accidentes aumenta rápidamente con el aumento de tasa de alcoholemia, el accidente también se vuelve más grave. Con una tasa de alcoholemia de 1,5 g / l la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.

 

La Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 establece como uno de sus indicadores el siguiente objetivo:

· Bajar del 1% los positivos de alcoholemia en los controles preventivos  aleatorios.
 

Se han diseñado una serie de  intervenciones a llevar a cabo para combatir la ingesta de alcohol y drogas durante la conducción:

  • Desarrollar programas de reincidentes en el consumo de alcohol y drogas.
  • Mejorar la información de prevalencia y riesgo.
  • Planificación de controles de drogas.
  • Modificaciones normativas en relación al consumo de drogas.
  • Formación especializada de agentes.
  • Abordar el uso terapéutico de los medicamentos.

 

La principal razón de la puesta en marcha de esta nueva campaña de vigilancia y control, que se llevará a cabo entre los días 1 y 7 de junio, al margen de los datos de fallecidos, es que el aumento de los controles preventivos es uno de los factores que está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre esta materia, haciendo que el porcentaje de positivos en controles preventivos de alcoholemia haya descendido del 5% en 2001, al 1,7% en 2013.
 

EFECTOS DEL ALCOHOL EN LA CONDUCCIÓN

De 0,3 hasta 0,5g/l

(Inicio zona de riesgo)

De 0,5 a 0,8g/l

(Zona de alarma)

De 0,8 a 1,5g/l

(Conducción peligrosa)

De 1,5 a 2,5g/l

(Conducción altamente peligrosa)

Aumento tiempo de reacción

Peor percepción de distancia

Graves problemas de percepción

Graves problemas de percepción, de atención, de control y coordinación

Se subestima la velocidad

Problemas de visión

Grandes problemas de atención y  coordinación

Problemas de coordinación

Incremento de la somnolencia

Fuente: Cuadro de elaboración propia, de acuerdo con los datos extraídos del Programa de Intervención, Sensibilización y Reeducación Vial. Manual del Alumno (INTRAS. DGT. 5ª Edición. Año 2009) y del Manual Seguridad Vial para nuevos conductores. INTRAS – DGT. Año 2007.
 

- De 0,3 a 0,5 g/l: Excitabilidad emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 2.

- De 0,5 a 0,8 g/l.: Reacción general más lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbación motriz, euforia en el conductor, distensión y bienestar, tendencia a la inhibición emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 5.

- De 0,8 a 1,5 g/l.: Estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pérdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinación, dificultades de concentración de la vista, disminución notable de la vigilancia y percepción del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 9.

-De 1,5 a 2,5 g/l: El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 15.
 

- Aunque nos creamos en pleno uso de nuestras facultades físicas y mentales con la ingesta de alcohol estamos multiplicando el riesgo de sufrir un accidente.

- Hay que ser consecuente: trata de impedir que otras personas que hayan bebido cojan el coche. En todo caso, nunca subas al coche con él.

- El alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad,  sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

- Aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, nuestro nivel de riesgo de accidente de tráfico puede verse incrementado. La única tasa segura es 0,0%.
 

ANÁLISIS TOXICOLÓGICOS EN LAS VÍCTIMAS MORTALES DE ACCIDENTES DE TRÁFICO EN EL AÑO 2014

En el año 2014, según consta en la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, se realizaron análisis toxicológicos a 614 conductores fallecidos en accidente de circulación.

El 39,09% (240) de los conductores fallecidos presentaron resultados positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.

El 60,91% (374) de los conductores fallecidos presentaron resultados negativos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.*

- En el 67,08% (161) de los casos con resultado positivo se detecta alcohol solo o asociado a drogas y/o psicofármacos.

- En el 34,17% (82) de los casos con resultado positivo se detectan drogas de abuso solas o asociadas con alcohol y/o psicofármacos.

 - En el 27,5% (66) de los casos con resultado positivo se detectan psicofármacos solos o asociados con alcohol y/o drogas.

-  El 77,63% (125) de los conductores fallecidos con tasa positiva de alcoholemia presentaron una tasa superior a 1,2 g/l.

- En el 50% de los casos positivos a drogas la droga implicada fue Cocaína sola o asociada a otras drogas, psicofármacos y/o alcohol.

- En el 46,34% de los casos positivos a drogas la droga implicada fue Cannabis sola o asociado a otras drogas, psicofármacos y/o alcohol.

- En el 15,85% de los casos positivos a drogas las drogas implicadas fueron Opiáceos derivados de morfina solos o asociados a otras drogas, psicofármacos y/o alcohol.

- En el 4,88% de los casos positivos a drogas la droga implicada fue Anfetamina sola o Asociada a otras drogas, psicofármacos y/o alcohol.

- En el 1,22% de los casos positivos a drogas la droga implicada fue Ketamina sola o asociada a otras drogas, psicofármacos y/o alcohol.

 

ANÁLISIS TOXICOLÓGICOS EN LOS PEATONES  VÍCTIMAS MORTALES DE ACCIDENTES DE TRÁFICO EN EL AÑO 2014. EL EXCESO DE ALCOHOL EN EL PEATÓN.

Según datos de la citada Memoria del Instituto Nacional de Toxicología del año 2014, de los 173 peatones analizados, el 39,88% (69) de los peatones fallecidos presentaron resultados positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol.

El peatón, como usuario más débil de la vía, necesita también estar en pleno uso de sus facultades físicas y mentales para no correr riesgos.

La ingesta de alcohol y/o drogas también supone un peligro como usuario de la vía pública.

En zona urbana, el mayor número de fallecidos se produce por atropello.

Menor percepción o percepción equivocada de su entorno, pérdida de visión, mayor asunción de riesgos, son consecuencias que se derivan de la ingesta de alcohol, aumentado la posibilidad de sufrir un atropello

Desde la entrada en vigor de la Ley del Permiso por Puntos, alrededor del 12% de los infractores sancionados y del  14% de los puntos detraídos han tenido su causa en el hecho de conducir con una tasa de alcohol superior a la establecida.

Dos de cada tres delitos cometidos contra la seguridad vial están relacionados con el alcohol. Algunos conductores intentan alterar las pruebas de alcoholemia poniendo en práctica algunos trucos, que responden a una serie de mitos y creencias populares que anticipan que realizando este tipo de acciones o prácticas seremos capaces de engañar al etilómetro y librarnos, así, de la sanción y la consiguiente pérdida de puntos, lo cual daría como resultado una fórmula perfecta para pasar por encima de la ley.

Nada de esto funciona, cuando se nos práctica la prueba de alcoholemia  realizamos una larga y continua espiración. Esto es debido a que la primera porción de aire espirado durante la espiración es aire proveniente de las vías respiratorias, por lo que no ha estado en contacto con la sangre y su  composición no habrá variado. Una vez desplazado este volumen, se expele el aire de los alvéolos. Este aire es el que ha sufrido verdaderamente el intercambio de gases entre sangre y aire y es el valido para la prueba, lo que hace de todo punto imposible adulterar los resultados.

Durante muchos años son muchas las afirmaciones y prácticas que han ido formándose en diferentes núcleos sociales. Algunas perduran en el tiempo, ya que son adquiridas por las nuevas generaciones de jóvenes conductores.

Un tercio de los entrevistados (30%) afirma creer que existen trucos que  practican algunos conductores para engañar a los controles de alcoholemia y no dar positivo.

·       8 millones de conductores creen poder engañar a los controles de alcoholemia.

·       Beber o chupar granos de café es el truco más conocido.

·       Casi la mitad de los españoles ha oído hablar de estas trampas.

·        Unos 2,6 millones de conductores ha utilizado estas prácticas para intentar no dar positivo.

·       Casi 3 millones aprueban su uso para burlar la prueba de alcoholemia.

·       2 de cada 3 conductores españoles no sabe el límite permitido de alcoholemia y el 94% desconoce el límite del delito.

·        El 86% considera que los controles de alcoholemia son una medida preventiva, el 84% entiende que constituye una medida disuasoria, el 66% cree que los controles de alcoholemia son una medida recaudatoria.

- No valen trucos ni extraños inventos para intentar saltarse la norma.

- Lo único que funciona es no mezclar alcohol y conducción.                                                      

 

 

>